NEUROMITOS:

¿VERDAD o MENTIRA?

 

Neuromito N° 1: Dominancia de Hemisferios Cerebrales.

¿Existen personas que están más orientadas a las matemáticas o al arte? ¿Conviene solo dedicarnos a estudiar en lo que somos buenos y dejar de lado en lo que somos malos?

Veamos antes un poco de teoría al respecto para poder ubicarnos:

¿Qué es la “dominancia hemisférica”? El cerebro humano está organizado en dos mitades o hemisferios. El hemisferio derecho controla la parte izquierda del cuerpo, y el hemisferio izquierdo controla la parte derecha. Esto significa que en una persona diestra, el hemisferio izquierdo es el dominante, y por ello el ojo, oído, mano y pierna derechas de esa persona realizan sus funciones con mayor habilidad y eficacia que el ojo, oído, mano y pierna izquierdas. La situación opuesta ocurre con las personas zurdas.

¿Cómo se establece la dominancia y por qué es importante? Establecer la dominancia cerebral es esencial para funcionar efectivamente en la vida diaria. Este es un proceso que comienza desde la concepción del feto y se considera completo alrededor de los seis años de edad. Entre el 80% y el 88% de las personas tienen dominancia del hemisferio izquierdo, esto es, que pueden usar el lado derecho de su cuerpo más eficazmente que el izquierdo. El resto de las personas tiene dominancia del hemisferio derecho. Sin embargo, se estima que solo el 60% de los individuos tienen completamente establecida la dominancia hemisférica, lo cual significa que el 40% restante aún no la ha definido o la tiene mezclada. Algunos neurocientíficos creen que los humanos se han desarrollado para tener dominancia hemisférica izquierda, ya que el centro cerebral del lenguaje (conocido como el área de Brocca) se encuentra en el hemisferio izquierdo. Es conocido que en el caso de los gemelos idénticos, uno tiene dominancia en el hemisferio izquierdo y el otro en el derecho. Sin embargo, la incidencia de gemelos idénticos es de mucho menor que el 1% de la población, o uno entre cada 100,000 nacimientos.

Entonces, ¿de dónde vienen los individuos con dominancia hemisférica derecha? Existe la creencia de que la dominancia hemisférica se determina al momento de la concepción, en los genes contenidos en el óvulo y el espermatozoide. Si los padres, abuelos y tíos de un individuo tienen dominancia hemisférica izquierda, éste deberá heredar los genes para determinar la dominancia izquierda. En algunas ocasiones, si hay alguien en la familia con dominancia hemisférica derecha, el bebé podrá heredar esa predeterminación.

¿Qué pasa cuando la dominancia hemisférica no está bien establecida? Es común que una lesión cerebral, aún si ésta es muy leve, juegue un papel importante en la falta de establecimiento de la dominancia hemisférica. Es frecuente observar entre la población de niños con lesión cerebral, que la dominancia hemisférica no ha sido completamente establecida cuando han cumplido los seis años de edad, o que manifiestan dominancia mezclada. La dominancia mezclada se da cuando una persona ha establecido cuál es su ojo, oído, mano y pierna dominantes, pero éstos no son todos del lado derecho o todos del lado izquierdo. Por ejemplo, un niño puede mostrar preferencia para escribir con la mano derecha, pero su ojo dominante es el izquierdo, o viceversa. Esto afecta no solo las habilidades de lectura, sino que en muchas ocasiones afecta también la habilidad para comunicarse con otros, lo cual constituye la facultad humana más esencial.

Cuando un niño que supuestamente debería haber establecido la dominancia hemisférica izquierda hacia los seis años tiene lesión cerebral en el hemisferio izquierdo, o cuando su lesión es más severa en el hemisferio izquierdo que en el derecho, él se verá obligado a usar el hemisferio derecho en la vida diaria (en este caso, ese hemisferio estaba determinado a ser el sub-dominante) Con frecuencia, esto puede crearle muchos problemas.

Aquellos individuos que tienen dominancia mezclada o que aún no han establecido la dominancia hemisférica a causa de una lesión cerebral, pueden tener problemas para leer.

¿Qué sucede entonces con los ambidiestros? Se ha llamado ambidiestros a las personas que han desarrollado habilidad para escribir o trabajar eficientemente con ambas manos. Con frecuencia estas personas sufrieron algún tipo de incapacidad temporal, por ejemplo, una fractura que requirió inmovilización prolongada en su mano dominante, y por necesidad desarrollaron habilidad en la mano sana. Aún en estos casos, los individuos con una organización neurológica adecuada tienden a usar más una mano que la otra, esto es, una mano es más hábil que la otra y por ello es la dominante. El problema real es cuando no hay una preferencia determinada por una mano u otra para escribir, trazar o dibujar, o se prefiere una mano para algunas actividades y la otra mano para otras. Esto es muy común con las personas que inicialmente debieron ser zurdas pero que fueron educadas para usar su lado derecho de manera dominante, en la creencia de que la vida sería más fácil para ellos. La educación forzada en este sentido, lejos de ser benéfica, es perjudicial para el desarrollo del niño, porque puede producir lateralidad mezclada, lo cual puede derivar, en mayor o menor medida, en problemas de lenguaje o de lectura. (Extraído de http://elisaguerra.net/tag/hemisferio-cerebral)

 

En HBN Human Brand’s Neurocoach estamos alineados con el enfoque profesional que da al respecto el autor y estudioso Marcus Buckingham. El mismo postula en su “Verdad Dos (resultado del análisis de lo que él llama Mito Dos: Crecemos más en los campos en los cuales somos más débiles): Crecemos más en aquellos campos en los cuales nuestras fortalezas son más fuertes”. En concordancia con lo que hemos visto de lo que es dominancia de hemisferios, un individuo perderá su tiempo para capacitarse en algo para lo cual no tiene las aptitudes (que son los talentos naturales con los cuales hemos nacido y que tienen que ver con nuestra constitución biológica y este último aspecto abarca nuestras redes sinápticas que forman las dendritas y axones de las neuronas que conforman nuestro cerebro). El individuo no logrará niveles excepcionales de crecimiento o de conocimiento en las áreas o campos en los cuales es débil o menos apto. Las Aptitudes forman parte del potencial del ser humano. Para descubrir ese potencial tenemos que esforzarnos en pulirlas. Algunas pueden aparecer a una edad muy temprana y otras permanecer ocultas porque nunca ha surgido la oportunidad de manifestarlas. Todos tenemos actividades o procesos en los que demostramos un talento natural y en otros simplemente “nos golpeamos los dedos (con un martillo)”.  Por ejemplo: los seres humanos tenemos una aptitud natural para el lenguaje, pero aprender a hablar forma parte de un proceso cultural que debe darse desde la infancia. Siguiendo con este lineamiento, el aprendizaje y crecimiento serán mucho menores en las áreas en las cuales somos débiles, y cualquier aprendizaje o crecimiento que se produzca ocurrirá a expensas de un gran esfuerzo (muchas veces desmotivante por los resultados finales) y a lo mucho lo que conseguiremos es pasar de pésimos a ser apenas malos. Dentro del gran esquema de las cosas, no es una forma particularmente útil de invertir el tiempo. Una mejor forma de invertir toda esa energía, diligencia y concentración es pulir, profesionalizar y capacitar nuestras fortalezas. Para la naturaleza es más fácil hacer crecer conexiones sinápticas en las áreas del cerebro donde estas ya abundan. Crecemos más en los aspectos en los cuales ya somos fuertes. La naturaleza nos ha dotado de instrucciones grabadas en las especificaciones de nuestro diseño biológico, las cuales el autor resume de la siguiente manera:

  • Prestar mucha atención a lo que nuestros compañeros de infancia piensan de nosotros;
  • Identificar donde tenemos fortalezas pre-existentes en relación a nuestros pares;
  • Construir sobre esas fortalezas; y después
  • Orientar permanentemente nuestra personalidad hacia esas fortalezas miestras todavía somos adolescentes.

La naturaleza se asegura de que seamos diferentes al nacer y, no contenta con eso, ha diseñado un sistema complejo de retroalimentación y forja de la personalidad para asegurarse de que lleguemos a ser todavía más diferentes. Su deseo es que persigamos nuestras fortalezas y las fortalezcamos todavía más.

¿Por qué fuimos diseñados así? Por la misma razón por la cual la naturaleza nos dio un sistema inmune adaptativo y pulgares opuestos a los demás dedos: porque de esa manera podemos ser más competitivos. Si descubrimos nuestras ventajas naturales y buscamos luego los nichos desocupados donde poder aprovechar esas ventajas, tendremos mayor oportunidad de prosperar. La especialización es la estrategia de la cual se vale la naturaleza para triunfar.

Aún cuando estos son argumentos sólidos para explicar la razón por la cual crecemos más en nuestros campos de mayor fortaleza, la racionalidad no prima siempre, ni siquiera la mayoría de las veces. El mito de que crecemos más en nuestros aspectos de mayor debilidad persiste y orienta la forma como criamos a nuestros hijos, la forma como les enseñamos a nuestros estudiantes y la forma como capacitamos a nuestros empleados porque, en algún nivel emocional, sencillamente parece correcto. Por consiguiente, para desarraigar ese mito, debemos enfrentar las anclas emocionales (paradigmas limitantes) que lo mantienen fijo. En resumen: la curiosidad, flexibilidad, creatividad y apertura al aprendizaje serán mayores en los campos en los que somos más fuertes.

 

En HBN Human Brand´s Neurocoach te ayudamos a descubrir esas fortalezas porque si estamos seguros, en vista de las evidencias estudiadas, de que debemos encausar nuestros talentos para hacerlos muchos más fuertes, eficientes y eficaces, por lo que el resultado final siempre será la felicidad y realización del ser humano. Sin embargo, el modo como abordar el tema de nuestras debilidades no implica dejarlas de lado. Para ellas se han diseñado otras estrategias, cuyo objetivo es mantenerlas a raya, controladas, a modo de equilibrio.

 

Dominancia Hemisférica.-

Existe una dominancia hemisférica innata que tiende a determinar la manera en que la mente-cuerpo inicialmente procesa la información. Esta es superada en la medida en que se crece y se adquieren nuevas habilidades y conocimientos. Se va tendiendo, si todo fluye saludablemente, a la utilización equilibrada de ambos hemisferios.

Sin embargo frente a una situación de stress, generalmente volvemos a esa dominancia hemisférica original bloqueando temporalmente al hemisferio no dominante.

Los hemisferios no son antagónicos, son complementarios. Para dar un ejemplo muy simple: Si tenemos una flor en la mano, el hemisferio derecho captará la imagen de la flor, su color, su perfume, etc. Sin embargo si no tenemos acceso al hemisferio izquierdo en ese momento y nos preguntan ¿Qué hay en tu mano? No podremos decir, ni siquiera recordar la palabra flor. Si alguien nos dijera en ese momento: Es una flor, escríbelo para no olvidarlo. Simplemente no podríamos hacerlo porque no tendríamos acceso a esa información que está almacenada en el hemisferio izquierdo. Este tipo de situación puede ocurrirle a alguien con una dominancia hemisférica derecha de base en un momento de extrema tensión. Frente a este tipo de situación es importante entender que no es que somos incapaces de pensar o que hemos perdido la memoria, simplemente nos hemos bloqueado temporalmente.

(Extraído de: http://www.patriciasahade.com.ar/cada-individuo-tiene-una-manera-unica-de-aprender/).

 

Les dejamos un vídeo-testimonio de la profesora y estudiosa neuroanatomista estadounidense Dra. Jill Bolte Taylor. Su experiencia propia de vida, da luces de cómo funciona el cerebro más allá inclusive de las simples cosas o conocimientos materiales/racionales. Después de verla, por favor, responde esta pregunta: ¿Cómo enfocas ahora tus pensamientos concientes y subconcientes de tus hemisferios cerebrales tanto derecho e izquierdo, después de ver esta experiencia de vida sufrida en carne propia por la expositora?

https://youtu.be/wsvlhmdFulU

 

Sin embargo, el autor Néstor Braidot, opina algo más allá con respecto al tema de las fortalezas, estas ultimas al fin y al cabo, propugnan y defienden la dominancia de hemisferios que tiene como objetivo potenciar y súper-capacitar cada vez más nuestras fortalezas pero a la vez manteniendo a raya nuestras debilidades con una serie de estrategias muy originales, prácticas, lógicas y reales. Pues bien, Braidot nos dice al respecto, que es muy importante la “Integración de hemisferios”:

“Vincent Van Gogh pintó casi 900 cuadros e hizo unos mil quinientos dibujos. Sin embargo, a pesar de toda su obra, vivió en la pobreza. Salvador Dalí pintó unos mil quinientos cuadros y realizó numerosas obras artísticas: ganó muchísimo dinero. De ambos casos puede deducirse que en el primero existía una alta dominancia del hemisferio derecho, con escasa participación del izquierdo, mientras que en el segundo hubo un trabajo integrado de ambos hemisferios. Esto significa que, si bien la dominancia cerebral determina a qué aspectos de la vida prestaremos atención y a cuáles no, es importante realizar un autoanálisis para ser conciente de esta situación y trabajar en pos del desarrollo del hemisferio que no predomina”.

Braidot pone dos ejemplos de personas capacitadas en su Brain Decision Braidot Centre, un centro de investigaciones para neurociencias aplicadas:

Mariví,  una creativa publicitaria con una extraordinaria imaginación (su agencia ganó varios premios con sus proyectos) se negaba a las matemáticas: “Los números no son para mí”. Tras participar en un programa de entrenamiento neurocognitivo que diseñamos especialmente para ella y que incluyó, además de cálculos, la resolución de problemas lógicos y secuenciales, descubrió que podía despertar su hemisferio izquierdo tras años de letargo.  Con el paso del tiempo, las fórmulas matemáticas ya no le parecían jeroglíficos. Comenzó a entenderlas y a utilizarlas con facilidad.

La pregunta que se hace HBN Human Brand’s Neurocoach es: ¿ahora a Mariví las matemáticas le harán ganar más premios en su agencia de publicidad? Depende de las aplicaciones y nuevas funciones que ella le encuentre a esta nueva aptitud para sus labores cotidianas, que se suponen le dan sentido a su vida y la hacen sentirse realizada, y que por otro lado no entorpezcan para nada en lo anterior.

Carlos, un empresario con una personalidad analítica, ingeniero, hábil para la física y los cálculos mentales, muy organizado y,  casi diría, minucioso y estructurado, hizo grandes cambios tras participar en un programa de entrenamiento en creatividad. Estos cambios se orientaron a su vida personal, a lo que él llamó “salir del armario”. Se inclinó por el cine y, además de ser un gran empresario, está a punto de convertirse en un crítico famoso.

Braidot continúa: Está claro que la elección de actividades que impliquen la activación neuronal de ambos hemisferios, fomentando la estimulación del no dominante, es uno de los mejores caminos para desarrollar el potencial cerebral. Todos los seres humanos pueden realizar un desplazamiento lateral, de izquierda a derecha o viceversa, a medida que descubren como funciona su cerebro. Para ello necesitan de este orden:

  • Decisión
  • Elección del centro de entrenamiento cerebral adecuado
  • Voluntad y constancia durante las prácticas

 

Neuromito N° 2: ¿Funciona el “ambiente enriquecido” en nuestras capacidades de aprendizaje?

Si funciona, asi de claro. Veamos algunos estudios:

  • Las capacidades que van adquiriendo los niños durante el desarrollo no son producto solamente de la maduración a nivel neurológico, sino que en gran medida son el resultado de la interacción con el medio. Cuanto mayor sea la estimulación que recibe, más completa será la organización neurológica y mejores serán las expectativas para las habilidades cognitivas. En ese sentido, cobra importancia la estimulación precoz en la primera infancia (Ginarte, 2007).
  • Se ha planteado en este sentido,  que si los cerebros de los niños están predispuestos en forma innata a aprender el lenguaje, con la exposición adecuada todos los niños con cerebros normales deben, sin instrucción, aprender la lengua de una manera relativamente uniforme. Si esta hipótesis es correcta, la capacidad de adquirir lenguaje debe ser autónoma tanto funcional como anatómica de otras capacidades, y las lesiones del desarrollo o adquiridas pueden deteriorar, pero no detener el proceso de adquisición, por el contrario preservar específicamente la capacidad de aprender lenguaje. Si se acepta la postura de que la capacidad de aprendizaje del lenguaje no es innata, la instrucción debe ser necesaria para aprenderlo, el curso de la adquisición debiera variar considerablemente en cada persona (quizás en función de la calidad de la instrucción), y por ende, no debiera haber período crítico para la adquisición, ni para la especificidad funcional o anatómica del lenguaje (Stromswold, 1995).
  • Rosenzweig (citado en Aguilar, 2003) realizó estudios experimentales en animales,con la perspectiva de posibles aplicaciones en la rehabilitación humana. Propuso que los ambientes enriquecidos en un modelo con ratas, jaulas con cierto número de juguetes y otros estímulos inducen cambios morfológicos, fisiológicos, neuroquímicos y conductuales.
  • Se denominó como ambiente enriquecido si la rata tenía una jaula grande y acceso a objetos con que jugar y explorar y además socializar con otras 12 ratas. Los objetos tenían que ser cambiados periódicamente para que el desafío fuera mayor. El ambiente empobrecido era una jaula pequeña con una sola rata, sin amigos ni juguetes (Diamond, 2001). Lo que se  descubrió con este experimento es que los animales expuestos al ambiente enriquecido habían desarrollado una corteza cerebral más gruesa que las ratas que estaban en el ambiente empobrecido. Las ramificaciones dendríticas en corteza cerebral habían crecido como resultado de interactuar con otras ratas y de explorar y de jugar con los objetos, los cambios se observaron primordialmente en las áreas visuales, motoras y el área frontal asociada con la socialización. También se encontraron bajos niveles de neuroquímicos asociados con el stress. La conclusión de este estudio es que cuando las células nerviosas son estimuladas por nuevas experiencias y por la exposición a la información entrante de los sentidos, crecen las ramificaciones dendríticas. Con el uso, las ramificaciones crecen y esto crea mayor aprendizaje, mientras que en un ambiente empobrecido, a diferencia, se pierden esas ramificaciones debido a la poda neuronal. Pero vale la pena agregar otro hallazgo que no era parte del estudio original, Diamond (2001) descubrió también que esas mismas ratas, cuando eran acariciadas mostraban un número aún mayor de conexiones neuronales en el área del sistema límbico, el cual está asociado a las emociones, pero también, a la memoria.
  • Son este tipo de situaciones las que hacen pensar si la genética es tan importante al momento de analizar un problema de aprendizaje, ¿cuál debería ser la posición ante un niño con Síndrome de Down o un niño con autismo cuando tienen un problema de aprendizaje?, ¿debe aceptarse la genética tal cual es y permitir que ella decida?. ¿Debe uno aludir a la teoría del ambiente enriquecido y decir que la genética no importa?.La función de la experiencia sería, en suma, la de alterar de forma local y selectiva el patrón de expresión génica encargado de la organización y del funcionamiento de una determinada región cerebral (Benítez – Burraco, 2006). La respuesta es que si aceptamos la genética, y creo la mayoría de las veces la aceptamos agregando un pobrecito, mira tiene síndrome de Down,por que  vemos lo que el individuo es, en lugar de ver cómo esta personapuede llegar a ser, es así que aceptamos la influencia genética como importante.
  • Pero el aceptar que tiene Síndrome de Down  pero que ademástiene capacidades que pueden  llegar a ser explotadas, es aceptar la postura del ambiente enriquecido. Mi pregunta suele ser: ¿cómo puedo saber si tengo aptitudes para ser pianista de alto nivel si nunca he tendido la oportunidad de estar cerca de un piano?.  Es preguntar: ¿qué se puede hacer por este niño? En lugar de preguntar: ¿qué puede hacer este niño?. Es ver a los infantes como lo que pueden lograr y no caer en el protocolo de aplicación de pruebas para comprobar de manera científica que los niños tienen un problema de lenguaje, o que no son aptos para las matemáticas o para las artes.
  • Por ello la visión de la postura neurocientífica es apelar al cerebro y a su capacidad de lograr conexiones neuronales, basándose en las habilidades que ya se poseen para con ello resolver las que cuestan trabajo o ni siquiera se sueña con tener. ¿Quién no se encontró con un buen maestro de matemáticas que logró, que por un momento, pensara en que eran sencillas, hasta para mí?. La neurociencia apela al principio de flexibilidad al que se le denomina plasticidad, para desarrollar habilidades a partir de estrategias que le permitan a cada individuo comprender de mejor manera la realidad.
  • Cada cerebro se desarrolla, crece, aprende, observa, entiende de manera diferente. Algunos se basan en claves visuales, otros son excelentes para comprender el mundo de manera lógico matemática. Algunos son buenos para ubicarse geográficamente, mientras que otros, tenemos el GPS descompuesto. Esto es lo que hace maravilloso al cerebro, se puede moldear y además disfruta de ese aprendizaje, y aprende de muchas formas. Los niños no solo aprenden repitiendo, aprenden jugando una y otra vez con un juego de Nintendo. Nos guste o no a los adultos, los cerebros infantiles generan redes neuronales más rápido que los adultos, aprovechar esa ventana de oportunidad es la diferencia entre sufrir en la escuela y disfrutar de la escuela.
  • Algunos aprendizajes requieren de la repetición, otros requieren de la comprensión de su utilidad, mientras que otros se basan en la experimentación directa. Reconocer las necesidades meta cognitivas de las tareas y aplicar las estrategias necesarias es quizá la diferencias entre este niño no puede aprendery este niño aprende de modo diferente.

(Extraído de http://neurocognicionyaprendizaje.blogspot.pe/2013/08/la-importancia-del-ambiente-en-el.html)

En cuanto a los ambientes de aprendizaje enriquecidos con tecnología para la Neuroeducación:

  • El uso de la tecnología, la disrupción de procesos y el índice de obsolescencia de la base de competencias son algunos factores que se aprecian cuando observamos que la velocidad en que el conocimiento se integra (interioriza) en la fuerza laboral de las organizaciones no es suficiente sí se compara con la velocidad con que los conocimientos adquiridos pierden valor en un mercado altamente competido (Carrillo, 1999).
  • El aprovechamiento adecuado de las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) en el ámbito educativo es crucial para facilitar a los educadores de las herramientas necesarias para impactar creativamente el proceso de enseñanza-aprendizaje, permitiéndoles superar los retos y desafíos que les demanda un entorno disruptivo y global para avanzar con éxito hacia una sociedad basada en conocimiento (UNESCO, 2009).
  • Un ambiente de aprendizaje enriquecido con tecnología permite ofrecer al educador nuevas formas de enseñar y reflexionar sobre su propia práctica educativa, permitiéndole facultar al estudiante en el uso de dicha tecnología para estimular el proceso de aprendizaje. Las TIC tienen ese potencial que permite diseñar distintos escenarios de interacción que se verán reflejados en experiencias significativas en los ambientes de aprendizaje, esto es, cuando dicho ambiente se ha diseñado con una bien definida y clara intención, con el objetivo de estimular el aprendizaje a través de la interacción de diversas formas (alumno-alumno, alumno-profesor, alumno-contenidos). De hecho, se ha constatado que un alto nivel de incorporación de tecnología puede estar asociado con un alto nivel de interacción (Keefe, 2003a; 2003b) posibilitando un aprendizaje activo.
  • Distintos estudios e investigaciones soportan que la base de un mejor aprovechamiento académico de las personas se potencializa al participar activamente en el proceso de aprendizaje (NTL, 1954; Cohen, Manion, Morrison, 2004; Bosch, 1997). El aprendizaje activo puede ser potenciado a través de un mayor involucramiento del estudiante en el proceso de aprendizaje por medio de actividades que le motiven a leer, escuchar, observar, reflexionar, interpretar y explicar con sus propias palabras a otros -ya que en la medida que se intensifica su participación se maximiza el aprovechamiento y retención de los aprendizajes.
  • El reto que se nos presenta como educadores en la ilustración titulada “pirámide del aprendizaje”, es considerarla como una guía de referencia para el diseño de actividades que intensifiquen el involucramiento del estudiante, esto, con el objetivo de maximizar su desempeño y mejorar el nivel de retención de conocimiento. La pirámide del aprendizaje nos ofrece una pauta en el diseño de actividades de aprendizaje en ambientes enriquecidos con tecnología, ya que de forma muy clara se aprecia que la transmisión de conocimiento de una sola vía (aprendizaje pasivo) es la estrategia menos exitosa para potenciar los aprendizajes.

(Extraído de: http://www.itesm.mx/wps/wcm/connect/snc/portal+informativo/opinion+y+analisis/firmas/mtro.+jose+vladimir+burgos+aguilar/op(22sep10)vladimirburgos)

 

¿Y qué se sabe con respecto al ambiente enriquecido y la neurogénesis? Veamos:

  • Hebb fue el primero en proponer el concepto de ambiente enriquecido como un concepto experimental. La definición estándar de ambiente enriquecido es: una combinación de estímulo inanimado y social . Esta definición implica que los factores aislados no tienen efecto, sino que es la interacción lo esencial para que exista un ambiente enriquecido (van Praag y Cols. 1996; Rosenzwerg  y Col., 1996).
  • Los avances en neurociencias están confirmando las posiciones teóricas avanzadas de la psicología del desarrollo. Desde hace muchos años, los psicólogos y educadores insisten en la importancia de la experiencia temprana en optimización del desarrollo (Hunt, 1961).
  • Las investigaciones de Rita Levi Montalcini, Premio Nobel de Medicina, culminaron con el descubrimiento de un factor específico de crecimiento de algunas líneas de células nerviosas. Esto significó un cambio de la visión evolutiva del cerebro, el cual se pensaba como un conjunto de células nerviosas cuyo número era  determinado en cada individuo y en el que no había renovación de células durante el   transcurso de la vida. Ahora se sabe que con el uso permanente del cerebro en ambiente enriquecido, el sistema nervioso se renueva. Esta nueva visión abre grandes posibilidades heurísticas en la investigación del destino humano y de los sistemas de optimización existencial.
  • Ernest Rossi plantea una teoría que integra la mente, el cuerpo y la espiritualidad.  En lo espiritual lo numinoso, es decir, lo fascinante, lo misterioso, lo transcendente, en la mente-cuerpo:  lo novedoso, el ambiente enriquecido, las experiencias  de vida durante los momentos creativos de arte, música, danza, humor, literatura, celebración de rituales culturales de la vida y por supuesto el ejercicio, el movimiento.  Todo esto se conjuga para influir en la expresión de los genes. El dice que la depresión, el aburrimiento es la  inactivación del cerebro, porque no hay cosas atractivas en la vida de la persona y sus genes no se expresan, en cambio, si una sinapsis es estimulada repetidamente, hay una generación de neuronas nuevas que permiten un enriquecimiento de las conexiones neurales y también hay expresión diferencial de sus genes. Además, plantea, que en un mundo cambiante, que evoluciona como cualquier sistema, hay que    reconocer los cambios y fluir con ellos, si esto no se hace no se produce el cambio sináptico, la adecuación, y esta guerra interna es la que lleva a los conflictos externos. Cuando la persona fluye con los cambios y se preocupa de estar en ambientes enriquecidos hay génesis de neuronas, hay plasticidad neuronal, estableciéndose nuevos circuitos sinápticos y hay expresión génica diferencial estableciéndose un nuevo estado cerebral.

(Extraído de http://www.biodanza.org/es/ibf/departamento-de-investigacion-cientifica-de-ibf/1215-neurogenesis-plasticidad-neuronal).

  • Las emociones si importan.- Las emociones son reacciones inconscientes que la naturaleza ha ideado para garantizar la supervivencia y que, por nuestro propio beneficio, hemos de aprender a gestionar (no erradicar). La neurociencia ha demostrado que las emociones mantienen la curiosidad, nos sirven para comunicarnos y son imprescindibles en los procesos de razonamiento y toma de decisiones, es decir, los procesos emocionales y los cognitivos son inseparables (Damasio, 1994). Además, las emociones positivas facilitan la memoria y el aprendizaje (Erk, 2003; ver figura 2), mientras que en el estrés crónico la amígdala (una de las regiones cerebrales clave del sistema límbico o “cerebro emocional”) dificulta el paso de información del hipocampo a la corteza prefrontal, sede de las funciones ejecutivas. Si entendemos la educación como un proceso de aprendizaje para la vida, la educación emocional resulta imprescindible porque contribuye al bienestar personal y social.

La prueba.– Informe Fundación Botín (2008): Educación emocional y social. Análisis internacional. Santander, Fundación Marcelino Botín. En este estudio internacional basado en cientos de investigaciones en las que han participado más de 500.000 estudiantes de educación infantil, primaria y secundaria se ha demostrado que los programas de educación emocional sistemáticos afectan al desarrollo integral de los alumnos: disminuyen los problemas de disciplina, están más motivados para el estudio, obtienen mejores resultados académicos, muestran actitudes más positivas y mejoran sus relaciones.

  • La novedad alimenta la atención.– La neurociencia ha demostrado la importancia de hacer del aprendizaje una experiencia positiva y agradable. Sabemos que estados emocionales negativos como el miedo o la ansiedad dificultan el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos. Pero, en la práctica cotidiana, han predominado los contenidos académicos abstractos, descontextualizados e irrelevantes que dificultan la atención sostenida, que ya de por sí es difícil de mantener durante más de quince minutos (Jensen, 2004). A los seres humanos nos cuesta reflexionar, pero somos curiosos por naturaleza y es esta curiosidad la que activa las emociones que alimentan la atención y facilitan el aprendizaje.

La prueba.Waelti, P.; Dickinson, A.; Schultz, W. (2001): “Dopamine responses comply with basic assumptions of formal learning theory”, Nature 412 :

Este estudio demuestra que para optimizar el aprendizaje no es importante la recompensa sino lo inesperado de la misma. Analizando la respuesta de neuronas dopaminérgicas se comprobó que se activaban cuando el organismo tenía una determinada expectativa y la respuesta conductual era mejor de lo que se esperaba. De lo anterior se concluye  que,  tanto en el nivel neuronal como en el conductual, lo importante para el aprendizaje es la anticipación de la recompensa y no el simple premio.

Implicaciones educativas.- No es suficiente que pidamos a los alumnos que presten atención (“Mamá, no es que tenga déficit de atención, es que no me interesa” se leía en la camiseta de un reconocido investigador) sino que hemos de utilizar estrategias prácticas que fomenten la creatividad y que permitan a los alumnos participar en el proceso de aprendizaje sin ser meros elementos pasivos del mismo.

Para ello, es útil aprovechar los primeros minutos de la clase para enseñar los contenidos más importantes para luego seguir con bloques que no superen los diez o quince minutos y así poder optimizar la atención. Al final de cada bloque se puede dedicar un tiempo para reflexionar sobre lo analizado o, simplemente, hacer un pequeño parón para afrontar el siguiente. Todo ello debería ser complementado por un profesor activo que se mueve por el aula y cambia el tono de voz porque los contrastes sensoriales atraen la atención del alumno.

  • El juego nos abre las puertas del mundo (Actividades lúdicas).- El juego constituye un mecanismo natural arraigado genéticamente que despierta la curiosidad, es placentero y permite descubrir destrezas útiles para desenvolvernos en el mundo. Los mecanismos cerebrales innatos del niño le permiten, a los pocos meses de edad, aprender jugando. Se libera dopamina que hace que la incertidumbre del juego constituya una auténtica recompensa cerebral y que facilita la transmisión de información entre el hipocampo y la corteza prefrontal, promoviendo la memoria de trabajo. El juego constituye una necesidad para el aprendizaje que no está restringida a ninguna edad, mejora la autoestima, desarrolla la creatividad, aporta bienestar y facilita la socialización. La integración del componente lúdico en la escuela resulta imprescindible porque estimula la curiosidad y esa motivación facilita el aprendizaje.

La prueba.- En el siguiente video se explica la investigación llevada a cabo por Roberto Colom y María Ángeles Quiroga en la que se demuestra  una correlación alta entre el rendimiento mostrado jugando a un videojuego conocido y el rendimiento en unos tests de aptitudes. Jugando durante 16 horas durante un mes aumenta la cantidad de materia gris de las voluntarias, que es un indicador del aumento en la capacidad cerebral, se mejora la coordinación entre regiones cerebrales, la comprensión verbal, el razonamiento o la percepción visual.

https://youtu.be/NFFx70dei6k

 

En conclusión: El aprendizaje se optimiza cuando el alumno es un protagonista activo del mismo, es decir, se aprende actuando. Y esto se facilita cuando es una actividad placentera y se da en un clima emocional positivo. Nuestro cerebro nos permite mejorar y aprender a ser creativos y es por todo ello que la neuroeducación resulta imprescindible y si es en ambientes enriquecidos, mejor.

 

(Extraído de:https://escuelaconcerebro.wordpress.com/2012/12/27/neuroeducacion-estrategias-basadas-en-el-funcionamiento-del-cerebro)

 

Neuromito N° 3: ¿Qué hay con respecto a los períodos críticos para el aprendizaje? ¿Cuáles son los mejores momentos para aprender e nuestras vidas? ¿Cómo afecta la edad a este proceso de aprendizaje?

El crecimiento de los niños no es solo de tipo físico, puesto que desde su nacimiento y durante toda su vida ellos crecen, se desarrollan y aprenden. La evolución de un niño se puede seguir en la manera en que juega, aprende, habla y se comporta. Por ello, los padres, profesores de estimulación temprana y especialistas que trabajan con niños, deben conocer la importancia que tiene en esta edad el llamado proceso de Neurodesarrollo.

Cuando hacemos referencia a neurodesarrollo, debemos señalar que es un proceso que implica la formación del sistema nervioso desde el momento en el que se unen espermatozoide y óvulo, hasta que el individuo llega al estado adulto, adquiriendo y desechando un sinnúmero de capacidades y funciones (Pinto, 2008); es decir, el cerebro madura, y sus manifestaciones se dan en la infancia, expresándose de forma distinta en las diversas etapas de crecimiento (Artigas-Pallarés & Narbona, 2011).

El desarrollo del sistema nervioso (SN) es secuencial y se rige por principios claros y definidos, los mismos que están en interacción con el ambiente y con características genéticas predeterminadas (Roselli, Matute & Ardila, 2010). Estos principios son:

Proceso continuo

– Depende básicamente de la maduración del sistema nervioso

– Es céfalo caudal

– La secuencia es la misma en todos los niños, pero la velocidad de desarrollo varia de un niño a otro.

– Las respuestas generales masivas dan paso a movimientos individuales.

Gracias a ello, el SN regula las funciones motrices, sensitivas, cognitivas y emocionales que permiten nuestra adaptación al medio. En el caso de los seres humanos, aspectos tales como el lenguaje, aprendizaje y la conducta social, son importantes para mantener el ciclo vital de cada individuo y la supervivencia de la especie (Artigas-Pallarés & Narbona, 2011).

Sin embargo, estos procesos pueden resultar más o menos eficientes y/o adaptativos, conllevando a la génesis de algún trastorno o detectar cambios a nivel emocional y cognitivo; es por ello, que en el neurodesarrollo se considera que existen elementos de extrema importancia, que se dividen en: Periodo Crítico y Sensible (Pinto, 2008).

Cabe señalar que estos periodos no son fases del desarrollo con un inicio y un final establecido, sino mas bien resultan ser procesos de elevada complejidad de los que se sabe muy poco, aunque los más estudiados son los referidos al desarrollo del sistema visual y al desarrollo del lenguaje (Artigas-Pallarés & Narbona, 2011).

Un experimento llevado a cabo en animales, a los que se les privó precozmente la visión, mostró que éstos perdían la visión motivada por el deterioro de las conexiones entre las células nerviosas y el córtex visual (Artigas-Pallarés & Narbona, 2011). Esto implica que al no recibir la estimulación adecuada, entonces dicha habilidad se podría perder.

PERIODO CRÍTICO: Corresponde a una “ventana temporal”, ya que durante, y sólo durante ésta, se puede adquirir ciertas características, conductas, habilidades o capacidades específicas. Además, está implícito en la programación genética de la evolución del SN (Artigas-Pallarés & Narbona, 2011).En este periodo se produce un incremento masivo y rápido de las neuronas y de sus conexiones que permiten una amplia interacción con el medio ambiente. Esto se traduce en una gran capacidad para adquirir, asimilar, aprender y recuperar información de forma acelerada, sin gran esfuerzo (Pinto, 2008).

Eso permite la aparición de destrezas que los padres deberían de identificar en la vida diaria de sus hijos. Por ejemplo, desde el nacimiento hasta los cinco meses de edad, la agudeza visual y auditiva se desarrollan primordialmente; también, la adquisición del lenguaje se da entre el primer y octavo mes de vida, si en este tiempo observan que su niño:
– No responde ante ruidos fuertes
– No sigue con la vista a las cosas que se mueven
– No le sonríe a las personas
– No se lleva las manos a la boca
– No hace sonidos como de arrullo o gorjeos
– No mueve la cabeza para buscar los sonidos

Entonces, tales indicadores nos ponen frente a un posible retraso del desarrollo para su edad, por lo que se deberá de solicitar la atención de un especialista para que realice la intervención necesaria y las secuelas sean mínimas, de lo contrario sería difícil de recuperarlas.

PERIODO SENSIBLE: Este periodo es una “ventana más amplia”, que permite cierto aprendizaje y donde es posible incorporar nuevas habilidades, el mismo se extiende hasta los diez años de vida (Pinto, 2008).

Esto depende de la capacidad de crear nuevas sinapsis, destacando lo que conocemos como NEUROPLASTICIDAD, que se refiere a la capacidad adaptativa del sistema nervioso central para disminuir los efectos de agentes nocivos, a través de cambios que modifican la estructura y la función, tanto en el medio interno como en el externo (Aguilar, 2003).

Si un niño sufre un accidente vehicular, que le ocasionó daño cerebral, es muy probable que las consecuencias de éste se aprecien inmediatamente, con dificultades para caminar, hablar, ver, etc., dependiendo de cuál haya sido la zona de mayor exposición al traumatismo; sin embargo, el pronóstico es mejor que en el adulto, ya que el cerebro infantil se encuentra en un proceso de desarrollo expansivo (Portellano, 2008).

Lo anterior, nos servirá para poder identificar grupos de riesgo (niños de bajo peso al nace, nacidos antes de término, con antecedentes genéticos de patologías que alteren el SN, etc.), con el fin de realizar actividades preventivas y ayudar a que puedan alcanzar un desarrollo dentro de la norma. De otro lado, se infiere que no todos los aprendizajes son indispensables para el éxito evolutivo, sino que dependen de la adaptación a la cultura y al contexto.

Por ello, es importante que los padres y maestros sepan que para lograr la adquisición de ciertas habilidades o destrezas en sus hijos, deberán facilitarle una amplia gama de estímulos ambientales, ya que durante los primeros meses de vida son vitales para lograr el máximo desarrollo cerebral. Además, es preciso estar alertas a lo hitos de desarrollo y cualquier dificultad que aprecien, deberán de requerir el apoyo especializado para monitorear un óptimo desarrollo.

(Extraído de: http://app.kiddyshouse.com/maestra/articulos/periodo-sensible-y-periodo-critico.php)

 

APRENDIZAJE EXPERIENCIA-EXPECTANTE Y APRENDIZAJE EXPERIENCIA-DEPENDIENTE.

El proceso conocido como período crítico tienes sus inicios con los experimentos realizados en la década de 1970 por el etólogo Konrad Lorenz.
El observó que los patitos luego de la eclosión se sintieron permanentemente atraídos por el objeto móvil más prominente de su medio ambiente, por lo general la madre, este fenómeno de atracción Lorenz lo nombró como “Impronta”. Al tomar el lugar de la madre, Lorenz logró convertirse en el objeto de atención de los patitos, que lo seguía a todas partes. El período en el cual se produce esta adhesión es muy corto (luego de 
eclosionar), una vez que se produce, era imposible cambiar el objeto de apego y los patitos permanecen persiguiendo el sustituto en lugar de su madre-pata. El término “Período Crítico” es apropiado para un caso como este acontecimiento (o su ausencia) pues durante un período determinado produce una irreversible situación.

La adquisición de habilidades como resultado del entrenamiento se produce por el fortalecimiento de ciertas conexiones nerviosas, así como la poda de otros enlaces neuronales. Hay una distinción que es necesario realizar entre dos tipos de sinaptogénesis – la que ocurre de forma natural a principios de la vida, y otra que resulta por la exposición a ambientes complejos durante nuestra existencia. Los investigadores se refieren al primer proceso como el “Aprendizaje Experiencia-Expectante” y al segundo como “Aprendizaje Experiencia-Dependiente”.
El aprendizaje de la gramática es más fácil y rápido hasta aproximadamente los 16 años; mientras que, la capacidad para enriquecer el vocabulario puede continuar mejorando a lo largo de toda la vida (Neville, 2000). El aprendizaje que no depende de un período sensible, tal como la adquisición de vocabulario, es “Experiencia-Dependiente”: es cuando un aprendizaje eficiente no está limitado por la edad, tampoco por el tiempo; y este tipo de aprendizaje incluso puede se más eficiente a medida que pasan los años.
¿Existen “Períodos Críticos” como fases únicas durante los cuales ciertos tipos de aprendizaje sólo puede llevarse a cabo con éxito? ¿Pueden ser que ciertas habilidades o incluso conocimientosunicamente se adquieran durante un tiempo relativamente corto denominados “ventanas de oportunidad”, las cuales se abren y se cierran para todos en una etapa precisa del desarrollo cerebral?

En la actualidad la evidencia que existe sobre el Aprendizaje nos muestra que los humanos NO tenemos Periodos Críticos, Nuestra especie tiene la capacidad de aprender durante toda la vida; Poseemos Periodos Sensibles para los procesos superiores que necesitamos aprender, esto es demostrado por la plasticidad del cerebro sano a lo largo de nuestra vida.

(Extraído de http://hegelperu.blogspot.pe/2011/01/en-el-hombre-no-existen-periodos.html)

 

En conclusión: en HBN Human Brand’s Neurocoach creemos que cada fase de la vida humana tiene su particularidad y su complejidad. El cerebro en virtud de la neuroplasticidad es capaz de aprender, sólo o con ayuda, pero el potencial está ahí en las sinapsis formadas desde la niñez. Queda como tarea de los padres (el hombre recién nacido, es el animal más indefenso del mundo; solo, moriría en pocos minutos), educadores y hoy en día de los neurocoaches, catalizar el aprendizaje para que el ser humano pueda vivir feliz y realizado, no importa quien sea, no importa que tenga, no importa de donde venga; lo importante es que cada uno tome conciencia de que el SER HUMANO vino a este MUNDO para hacerlo suyo y servirlo a la vez, y no al revés.

 

Revisión Bibliográfica.-

  1. http://elisaguerra.net/tag/hemisferio-cerebral
  2. http://hegelperu.blogspot.pe/2011/01/en-el-hombre-no-existen-periodos.html
  3. http://app.kiddyshouse.com/maestra/articulos/periodo-sensible-y-periodo-critico.php
  4. https://escuelaconcerebro.wordpress.com/2012/12/27/neuroeducacion-estrategias-basadas-en-el-funcionamiento-del-cerebro
  5. http://www.biodanza.org/es/ibf/departamento-de-investigacion-cientifica-de-ibf/1215-neurogenesis-plasticidad-neuronal
  6. http://www.itesm.mx/wps/wcm/connect/snc/portal+informativo/opinion+y+analisis/firmas/mtro.+jose+vladimir+burgos+aguilar/op(22sep10)vladimirburgos
  7. http://neurocognicionyaprendizaje.blogspot.pe/2013/08/la-importancia-del-ambiente-en-el.html
  8. http://www.patriciasahade.com.ar/cada-individuo-tiene-una-manera-unica-de-aprender/
  9. http://elisaguerra.net/tag/hemisferio-cerebral)
  10. Como funciona tu cerebro (para Dummies) – de Néstor Braidot / Editorial Grupo Planeta.

 

 

Anuncios