1.- Habla con la persona a la que más confianza le tengas.
2.- Escribe lo que sientes
3.- Andate de vacaciones.
4.- Haz ejercicios todos los días.
5.- Controla tu ira con la oración

Practica desde hoy mismo estos pasos, no necesariamente en ese orden, claro está, pero empieza por uno, el que te sea más fácil, luego ve agregando pasos de acuerdo a su complejidad de aplicación. Pero tienes que seguir todos en un lapso de tiempo, el que tu te pongas. Es importante que todo proceso tenga fecha de caducidad, caso contrario se alargará eternamente.

Hasta la próxima.

Anuncios