Excelente post. Muchas veces ya sea porque o somos primerizos o porque la lógica o sentido común (que se ha demostrado que es el menos común de los sentidos) nos lo manda así, a la larga le haremos un daño casi irreversible a nuestros hijos que lamentablemente no se sentirán sino ya de adultos. Tenemos hoy y ahora la oportunidad de reflexionar acerca de las actitudes y aptitudes con las que contamos para ser PADRES SABIOS … y formar HIJOS SABIOS.

Hasta la próxima.

 

Anuncios