Edison

Un día Thomas Edison llegó a casa y le dio a su mamá una nota. Él le dijo a ella. “Mi maestro me dio esta nota y me dijo que sólo se la diera a mi madre.”Los ojos de su madre estaban llenos de lágrimas cuando ella leyó la carta que le trajo su hijo. En voz alta la leyó a su hijo: “Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para enseñarlo, por favor enséñele usted”. Muchos años después la madre de Edison falleció; él fue uno de los más grandes inventores del siglo. Un día él estaba mirando algunas cosas viejas de la familia. Repentinamente él vio un papel doblado en el marco de un dibujo en el escritorio. Él lo tomó y lo abrió. En el papel estaba escrito “Su hijo está mentalmente enfermo y no podemos permitirle que venga más a la escuela.” Edison lloró por horas, entonces él escribió en su diario: “Thomas Alva Edison fue un niño mentalmente enfermo, pero por madre heroica se convirtió en el genio del siglo.”

¿Qué hubiera sido de Edison si su madre no hubiera actuado desde su corazón, con amor y con confianza en las capacidades de su hijo? El poder que tenemos los padres sobre los hijos es el suficiente para determinar el rumbo de sus vidas.

Pigmalion 1El poeta romano Ovidio tiene en su narración a Pigmalión como protagonista. El era un escultor que se enamora de una hermosa estatua con forma de mujer que él mismo creó. Tan enamorado estaba que le implora a la diosa Afrodita que la convierta en una mujer de carne y hueso; finalmente esto se cumplió y Pigmalión la llamó Galatea. Los psicólogos también han recogido este motivo y lo han usado como base de la investigación de lo que llaman el “efecto Pigmalión”. Este término fue acuñado por el psicólogo social Robert Rosenthal a raíz de unos experimentos realizados en 1965 y decia que el “efecto Pigmalión” se refiere a “que lo que una persona espera de otra puede llegar a servir como una profecía auto-cumplida”.

La esencia de la profecía autocumplida , o el efecto Pigmalión, es que las altas expectativas de alguien para otra persona dan como resultado un alto rendimiento para esa persona. Un efecto de la profecía autocumplida relacionada se conoce como el efecto Galatea, que se produce cuando las altas expectativas personales de un individuo para él o ella misma conducen a un alto rendimiento.

El proceso clave que subyace tanto el efecto Pygmalion como en el efecto Galatea es la idea de que las expectativas o creencias de las personas determinan su comportamiento y el rendimiento, por lo que sirve para hacer que sus expectativas se hagan realidad. En otras palabras, nos esforzamos para validar nuestras percepciones de la realidad, no importa lo defectuosas que sean. Por lo tanto, la profecía autocumplida es un resultado perceptual importante.

Según los hallazgos de Rosenthal, los estudiantes obtenían mejores resultados cuando se esperaba más de ellos. De forma aleatoria había informado a sus profesores sobre quiénes eran los que tenían mejores posibilidades académicas. Estos mejoraron notablemente porque se esperaba más de ellos, lo cual hacía que el clima, la actitud y la predisposición a enseñarles por parte de sus profesores fuera mejor. Estudios posteriores con estudiantes de diversas edades confirman estos resultados.

Visto así, parece que el efecto Pigmalión es algo positivo a lo que podemos sacarle mucho partido, simplemente mostrando a los jóvenes lo mucho que se espera de ellos. El problema es que esto es algo mucho más complejo, y tiene sus raíces en que estas expectativas tienen que ser reales y estar fundamentadas y arraigadas en la mente del adulto que supervisa la educación de esos jóvenes. Es decir, el efecto Pigmalión se produce por lo que comunicamos realmente a través de nuestros gestos, actitudes y mensajes implícitos en lo que decimos. Porque el cómo decimos algo dice más que las palabras pronunciadas en sí mismas.

Efectos nocivos del efecto Pigmalión

El hecho de verse reflejado en un hijo o en un alumno y querer que sea como nosotros, que consiga lo que nosotros hubiéramos querido para nosotros o lo que consideramos que debe ser provoca que las consecuencias del efecto Pigmalión se tornen en negativo. Las expectativas sobre el otro se manipulan al pasarlas por un filtro personal. De esto modo, muchos padres/profesores consiguen que su hijos/alumnos se conviertan justo en lo contrario de lo que quieren ellos mismos, porque su lenguaje, sus reproches, sus mensajes se centran constantemente en ello.

Pigmalion 5Cuando un niño oye constantemente cosas como “Siéntate a hacer los deberes, que así no vas a llegar a nada en la vida” o “Si sigues haciendo eso vas ser un desgraciado”, lo que está oyendo el otro es va a ser un desgraciado, que no va a llegar a nada en la vida. Esos mensajes, que los adultos entienden como motivadores para que no ocurra eso, lo que hacen es mostrarle al niño unas expectativas muy poco motivadoras, porque no lo entiende así, puesto que no es capaz de evaluar las consecuencias de algo tan abstracto. Mucho peor es cuando un niño oye algo parecido a “¿Quieres ser tan inútil como tu padre/madre?” o “¿Quieres seguir siendo un miserable toda la vida?”.

Evitar los efectos nocivos del efecto Pigmalión

Para evitar los efectos nocivos del efecto Pigmalión es fundamental que los padres, profesores o adultos que tienen influencia sobre un niño o adolescente hagan un ejercicio de autoexploración que les permita descubrir cuáles son las expectativas reales que tienen hacia el otro, y por qué. En este sentido, es fundamental analizar la realidad, aunque no sea exactamente como nos hubiera gustado. En base a eso, es fundamental, por una parte, sacarle el máximo partido a las posibilidades reales y, por otro, no imponerle creencias limitantes, sino ayudarle a superarse. Realmente no existen más límites que los que nos imponemos nosotros mismo o intentamos imponer a los demás; el reto es superar las limitaciones, cada uno las suyas.

Cambiar el modo de expresarse y de formular las afirmaciones, preguntas y comentarios, así como la actitud, la forma de mirar y el tono de voz al hablar es vital para transmitir lo que queremos decir. En este sentido, reconocer en el otro lo que es, sus habilidades y todo lo que tiene de positivo ayuda a acompañarlo y a que se sienta acompañado, y a que él mismo mejore su autoestima y su actitud ante la vida.

(Extraído del blog de Eva María Rodríguez https://lamenteesmaravillosa.com/el-desconcertante-efecto-pigmalion/)

En efecto, lo que la mamá de Edison aplicó (sin saber) es lo que hoy conocemos como el Efecto Pigmalión: “…las altas expectativas de alguien para otra persona dan como resultado un alto rendimiento para esa persona..”.

Seguramente hoy en día, en caso la mamá hubiera hecho caso al profesor (malísimoPigmalion 4 profesor, altamente ineficiente y mucho menos eficaz, de los cuales hay muchísimos hoy en día, pero ese es otro tema), no existiría la General Electric, pero lo de los foquitos, jejejeje … seguramente alguien más los descubriría o quizás los inventos de Tesla llegarían a lo mismo, quién sabe, eso ya es ingresar al mundo de las conjeturas.

El mensaje importante es que debemos aplicar Efecto Pigmalión en todo momento de nuestras vidas y con quien sea, más aún si son nuestros hijos o alumnos, o nuestros colaboradores en alguna empresa o negocio, o si somos apoderados de algún pequeñín … no frustrarles su creatividad y cortarles la motivación. Analizar con tranquilidad y relajados en algún momento de nuestro día a día si nosotros tuvimos un escenario parecido al de Edison pero el desenlace no fue el mismo. Pigmalion 2Eso no tendría por que repetirse con quienes tenemos a cargo. Deberíamos ser lo suficientemente capaces como para “dejar eso atrás” y despojándonos de egoísmos y malas vibras MOTIVAR y TRAZAR EL CAMINO DEL EXITO aplicando Pigmalión. Aunque si esto ha sido muy fuerte es seguro que esté enraizado en nuestro subconsciente y no nos demos cuenta de como actuamos, si no hasta ya muy tarde. En este caso, lo importante es no quedarse paralizados sin hacer nada. Tienes que activarte y buscar ayuda. Un profesional neurocoach puede guiar tu fuerza de voluntad para encontrar el camino correcto que debes seguir tanto tú como tus seres más queridos (pueden ser tus hijos y tus alumnos).

Dos ejemplos muy actuales se dan en el mundo deportivo del fútbol o soccer, en donde por un lado el DT Diego Simeone a sabido sacar lo mejor de cada uno de sus jugadores y poder armar un equipo (sin ninguna estrella fulgurante ni millonaria tipo Messi o Ronaldo)Pigmalion 3 y llegar hasta la final de la UEFA Champions League en dos años, este 2016 es uno de ellos (la final la jugará con el equipo del Real Madrid) y también lo hizo el 2014, cuando nadie daba ni medio por ellos. Por el otro lado, el DT Claudio Ranieri, parece que por fin entendió todo esto y el rush que ha tenido desde la temporada pasada 2014-2015 cuando salvó del descenso al equipo de la Premier League de Inglaterra, el Leicester, le ha servido al igual que a Simeone, para sacar campeón de la temporada actual 2015-2016 al Leicester, de cuyos jugadores tampoco nadie daba ni medio. Pigmalion 6Son dos claros ejemplos de los resultados que obtenemos cuando confiamos en las capacidades y talentos de los demás, adecuándolos al esquema de equipo que el líder delineó para el objetivo final: ser los número uno. 

Hasta la próxima.

 

Anuncios